martes, 4 de septiembre de 2007

París 2006



VIAJE A PARIS


Pinchar mapa para aumentar tamaño.

CONSEJOS PARA VISITAR PARIS
- Consejos sobre el dinero
El hecho de compartir moneda con Francia no tiene nada que ver con el hecho de compartir precios con ellos, es decir, que no es lo mismo tomarse una caña en un bar en Madrid que tomársela en un café de París, sobretodo a la hora de pagar. Estas diferencias de precios, si bien no son patentes en ciertos artículos como por ejemplo en todo lo referente a electrodomésticos o informática, pero en todo lo que es ocio, es decir, restaurantes, bares, transportes y demás, que es lo que nos interesa en este caso (no creo que nadie que lea esto esté pensando en comprarse una lavadora en Francia), las diferencias son evidentes y en muchos casos abismales. Por esto resulta importante mirar los precios si es posible antes de entrar a algún lugar, o corremos el riesgo de pagar más de 4 euros por un café si lo tomamos "como dios manda" sentados en una silla con un camarero que nos lo traiga. Lo mismo que para el café es aplicable a los refrescos, cervezas etc... Y por la noche en Paris tomar un "cubata" en un Pub no bajará de 10 euros, y la cantidad de alcohol que nos pondrán será tres veces menos de la que nos pondrían en España, aunque por lo menos no será garrafón.

A la hora de comer viene a ser lo mismo, aunque siempre se pueden buscar opciones económicas como el Mc Donalds (no hay Burguer King) o el Quick (cadena de "burguer" francesa), con precios idénticos a los de España. En lugares como el Barrio Latino será fácil encontrar un sitio asequible y donde se coma bien, pero hay que pensar que en otros como los Campos Elíseos lo más probable es que paguemos mucho y comamos no demasiado bien. En cualquier caso si podemos permitírnoslo siempre es aconsejable probar la rica gastronomía local en un buen restaurante, y si no sí al menos en cualquier brasserie (algo así como una taberna estilo francés), donde si bien los precios no son baratos al menos no son de escándalo.
Los recuerdos así mismo varían mucho de precio de un sitio a otro, así que mejor no comprarlos en los Campos Elíseos y no comprarlos el primer día, para ya hacernos una idea de lo que es allí caro y barato.

- Consejo importante: El Paraguas
Salvo que sea julio o agosto es imprescindible ir equipados con uno. En París el tiempo cambia de un segundo a otro, así que conviene mirar bien las predicciones meteorológicas y no fiarse de que al salir del hotel parece que hace bueno. En cualquier caso aunque nos llueva por lo general las lluvias son finas y nos permitirán hacer turismo y seguir disfrutando de París pese a su presencia. De todas formas, la media de temperatura en Paris en abril es entre 5 y 13 C, es decir, un frío que te cagas.

- El RER:
El RER es como un cercanías, pero que en París se utiliza como si fuese una línea más de metro (son 5 líneas las que pasan por París) Pese a todo conviene estar alertas porque no todos paran en todas las paradas.

- Planificar el itinerario:
No siempre es posible planificar al detalle lo que vamos hacer y el tiempo que debemos estar en cada sitio, pero a veces, sobretodo si vamos solo para un fin de semana a Paris, es bueno tener claro que es lo que debemos ver a toda costa y qué es lo que veremos solo si tenemos tiempo extra. Ir a la aventura y sin la presión del cronómetro está bien si disponemos de tiempo de sobra, pero si no corremos el riesgo de dejarnos sin ver algo que realmente era más importante o algo que teníamos muchas ganas de ver.

Aunque esto es cuestión personal, yo no me perdería bajo ningún concepto Montmartre, La Torre Eiffel, Los Campos Elíseos (empezaría en el Arco del Triunfo, bajaría hasta Concorde y seguiría hasta el Louvre, y si me aguantan las piernas y tengo tiempo iría hasta la Ópera), la Ópera, el Louvre (por fuera, y por dentro si dispongo de un día entero para disfrutarlo o al menos una tarde para ver la Gioconda, la parte de arqueología de Egipto, la Batalla de Samotracia y algo de pintura) y Notre-Dame. Después de estos objetivos primarios e imprescindibles hay otros lugares con un gran interés también, como la Madeleine, Place Vendôme, o los Inválidos (para muchos iría antes que los que yo he puesto en primer lugar), que si bien tienen efectivamente mucho interés no sería tan grave perdérselos como los primeros.

- El Café:
En principio puede parecer una tontería, pero si acudimos a París es seguro que pasaremos a alguno de sus típicos cafés, y probablemente allí pediremos café. Por esto conviene saber que si pedimos simplemente un café, nos podrán un café solo, y que si lo que queremos es un café con leche, deberemos pedir un café creme, ya que si pedimos un café au lait (café olé sonaría en español) lo más probable es que nos pongan una gran taza de desayuno, cuando probablemente no queremos eso. Si lo que queremos es un café cortado, simplemente debemos pedir un noisette (sonaría "nuaset") y sería suficiente.
Si además de un café, queremos una tostada deberemos pedir el café et une tartine, y nos pondrán media baguette con mantequilla, nos olvidamos del "pan bimbo" que en París no se lleva, y tendremos ya desayuno o merienda, aunque eso sí, no por menos de 4,5 € por cabeza.

- La repostería:
Simplemente es como ver la Torre Eiffel: obligatorio. En cualquiera de las muchísimas boulangeries (panaderías) que florecen por las calles de París como plantas en un jardín, podremos degustar ricos pasteles y su exquisita bollería. Los croissants nacieron en Francia, y por tanto es una buena oportunidad para probar los auténticos, y para los amantes del chocolate nada mejor que un pain au chocolat ("pan shocolá" es como suena), que es aparentemente como una napolitana pero con un chocolate nada sólido... en fín... mejor probarlo y disfrutarlo. El pan es también en general mucho mejor que el que podamos encontrar en cualquier otro lugar, siendo el precio medio de una baguette de 80 céntimos.


MOVERSE POR PARIS: EL TRANSPORTE PÚBLICO
Como gran ciudad que es, París está dotada de suficientes medios de transporte (de día) como para decir que las comunicaciones en general son buenas en la ciudad, aunque hay que matizar según el medio de transporte del que estemos hablando.
Lo que es evidente es que la mejor forma de ver París es a pie, y si estamos en un hotel bien situado cerca de la Ópera o los Campos Elíseos la tarea será mucho más sencilla, ya que podremos ver gran parte de los atractivos de París sin tener que perder el tiempo en el metro o sin correr el riesgo de que nos pille un atasco en un autobús. Por supuesto París es una ciudad enorme, y tiene puntos de interés a lo largo de toda la ciudad, por lo que será inevitable utilizar el transporte público.
En cualquier caso lo que no es una buena idea es alquilar un coche, ya que será complicado aparcar, será caro, corremos el riesgo de pasarnos el día en un atasco, aparte de que al no conocer la ciudad bien no será difícil perderse y dar vueltas a lo tonto.

LOS TAXIS:
Contrariamente a otras ciudades, los taxis en París no son de un color determinado, sino que simplemente se distinguen de los coches "normales" porque llevan un cartelito que les identifica en el techo del vehículo. El coger un taxi en París presenta diferentes inconvenientes:
- el primero y más evidente es el precio, los taxis en París son mínimo un 50 % más caros que en cualquier ciudad española.
- solo cogen 3 ocupantes como máximo (con algunos se puede negociar un "extra" para que otro ocupante se coloque de "copiloto", pero la mayoría no aceptan y no entran en la negociación).
- en ocasiones la tarea de encontrar un taxi en París es misión imposible, ya que el número de licencias es muy limitado y realmente es un hecho constatable que faltan taxis en París. Esto se hace especialmente evidente por la noche, donde en ocasiones incluso llamando a los números de teléfono de distintas compañías de tele-taxi nos responde un contestador que directamente nos dice que de momento es imposible y que probemos más tarde, con lo cual podemos estar hasta dos horas en pleno centro de la ciudad hasta que nos manden un taxi. Por la noche también resulta frustrante estar en el centro y acercarse a una parada de taxis y ver una fila interminable de gente desesperada porque no llega ningún taxi libre... c´est Paris...

EL METRO:
El metro es el mejor sistema con diferencia para moverse por Paris, ya que el metro parisino es rápido, existen numerosas líneas y además las estaciones están próximas entre sí, con lo cual vayamos donde vayamos siempre tendremos cerca una estación de metro.
El inconveniente del metro de París es que es bastante sucio y en muchos sitios el olor a cloaca lo invade todo dando a sus pasillos un aspecto más propio de unas catacumbas que los de un medio de transporte público. El servicio comienza a las 5 h de la mañana, y acaba a la 1 h.

En cuanto a la comodidad, va un poco en función de la línea que cojamos. Por lo general los vagones, sean antiguos o nuevos están pensados para ir de pie y que alberguen a gran cantidad de personas, aunque en los menos modernos hay varios asientos abatibles que se pueden utilizar solo si el vagón no se empieza a llenar, en cuyo caso deberemos levantarnos e ir de pie (los parisinos cumplen a rajatabla esta norma, y de hecho si alguien sigue sentado mientras los demás van apretados casi siempre se le suele llamar la atención para que se levante y prime la comodidad de la mayoría). Las líneas más modernas, caso por ejemplo de la línea 1, que es muy utilizada por los turistas porque saliendo de la Defense para en el Arco del Triunfo, Campos Elíseos (3 paradas), Concorde, Tullerías y Museo del Louvre, existe un sistema para que podamos tener cobertura en el móvil, por lo que no debemos sorprendernos si a nuestro lado alguien habla por su teléfono o de repente el nuestro se pone a sonar.
También no debe sorprendernos encontrarnos con perros en el metro, ya que aunque no es muy habitual y en teoría ahora no está permitido, es una práctica habitual sobretodo si el perro tiene un tamaño pequeño.
Ahhh... si por lo que sea mientras esperamos al tren se nos cae algo en la vía no es muy recomendable bajar a por ello; las vías están electrificadas, así que lo mejor sería ir a la salida a buscar a cualquier empleado a ver si nos pueden ayudar.
A la hora de comprar los tickets o billetes, tenemos diversas opciones, ya que podemos coger cartas que nos permitirán utilizar el Transporte Público Parisino con total libertad cuantas veces queramos por un fin de semana, una semana o varios días, aunque por lo general compensa mucho más comprar billetes de 10 en 10 en el metro (nos darán 10 billetes de un solo uso y no uno que podamos usar 10 veces como en la mayoría de ciudades europeas, pero sale más barato que comprarlos por separado) por 10,50 €, y nos valdrán para el RER (con un solo ticket podemos hacer transborde entre metro y RER como si de una línea más de metro se tratara) y autobús además (solo para zonas 1 y 2 en ambos casos).

El RER:
El RER es para entendernos un "cercanías". En París se utilizan como si fuesen una línea de metro más, y de hecho el mismo billete que cogemos para ir en metro lo utilizaremos para hacer un trasbordo y coger el RER. Conviene estar muy atentos a las pantallas, ya que según la línea que sea pueden parar o no en todas las estaciones, y corremos el riesgo de que nuestro tren pase de largo de nuestro destino y tengamos que volver (la gracia es evidente si nos equivocamos y cogemos un tren "Express" que va directo al aeropuerto, ya que nos pasaremos casi 40 minutos en el tren antes de poder dar la vuelta).
Si tenemos un plano de metro delante podemos distinguir las líneas de RER porque estas están identificadas por cinco letras distintas (A, B, C, D y E) y no por números como las de metro.

EL AUTOBUS:
Si en el caso del metro el servicio es bastante interesante, lo contrario debe decirse de los autobuses. Salvo que tengamos claro que un autobús nos vale seguro y nos hayan asegurado que no tarda mucho en pasar es mejor evitarlo, ya que, de forma general la frecuencia no es la deseable, y de manera particular, dependiendo de las líneas en algunas el servicio puede acabarse a las 19 h, y existen algunos casos en los que los domingos la línea directamente no funciona.
Para la noche existe un servicio nocturno de autobuses en Paris, el Noctanbus, que cubre diferentes rutas que salen de Châtelet, por lo que conviene informarse si cerca de nuestro hotel o alojamiento pasa alguno de estos "buhos".
Los noctambus, que cubren las horas en las que no hay metro los siete días de la semana, es decir, entre la 1 y las 5:35 de la mañana y el billete vale 2,70€.


JUEVES, 13 de ABRIL:

Llegamos a las 16:35. Entre pitos y flautas, maletas y demás, puede transcurrir perfectamente una hora. Después tenemos que coger tren y metro para llegar al hotel. Así que calculo que estaremos en el hotel entre las 18:00 y las 18:30.

Pues eso, tenemos que coger la línea B desde la estación TGV hasta Gare du nord. Por cierto, las siglas del metro francés son RATP. Allí cogemos el metro hasta Pigalle y después hasta notre-dame-de-lorette, que queda bastante cerca del hotel.

Aunque se puede visitar de día, y la visita puede resultar curiosa, a Pigalle hay que ir de noche, que es cuando el barrio está de verdad animado, y aunque no estemos atraídos por la cantidad de establecimientos que ofrecen espectáculos eróticos y similares, el espectáculo de luces al más puro estilo "Las Vegas" resulta llamativo.
Pigalle se encuentra al norte de París, muy cerca de Montmartre, así que una buena opción puede ser visitar el Sagrado Corazón de Montmartre por la tarde aún con buena luz, disfrutar del atardecer en lo alto de la colina, cenar en la Place du Tertre disfrutando de un ambiente sin igual y luego bajar dando un paseo hasta Pigalle, donde podemos tomar algo en cualquiera de sus pubs o discotecas, o por qué no, hacer como miles de turistas hacen todos los años, entrar al archifamoso Moulin Rouge y disfrutar del famoso "French Cancan" y de un espectáculo único en el mundo.

Moulin Rouge aparte, la visita al barrio de Pigalle de noche es casi obligada, siendo sin duda la zona más transitada de Paris cuando se pone el sol, más incluso que los Campos Elíseos, y si vamos en coche o taxi no debería extrañarnos quedar atrapados en mitad de un atasco rodeados por coches de parisinos en busca de diversión y de autocares repletos de turistas venidos de todos los lugares del mundo.
Como serán más o menos las 19:00 o 19:30, podemos dar una vuelta por Montmartre andando o coger el metro hasta Abbesses, en caminarnos a Place du Tertre y buscar un sitio para cenar.

Montmartre
Montmartre se encuentra en el 18 arrodisment, es decir, el distrito número 18 de Paris, en la zona norte de la ciudad, y es uno de los barrios con mayor encanto, si no el que más, de la ciudad. Sus calles en cuesta, sus escaleras, y sus inconfundibles y acogedores cafés, hacen de Montmartre una cita inexcusable para el turista. Si bien todo el barrio es realmente bonito, la guinda nos la encontramos al llegar a la parte alta de la colina, a donde podemos acceder, bien dando un paseo por sus bonitos jardines y escaleras, o bien utilizando el funicular de Montmartre, que nos dejará a los mismos pies de la Basílica del Sagrado Corazón. También es posible subir por la parte de atrás de la colina, por sus empinadas y curvadas calles, llegando a la Place du Tertre.
Con un relieve sumamente montañoso, Montmartre se identifica por sus escaleras de piedra que bordean cada una de las calles. Con subidas y bajadas abruptas, éste es un barrio famoso por su historia. Por allí pasaron Van Gogh, Toulouse Lautrec, Picasso, Dalí, Modigliani; actualmente los museos locales poseen una muestra continua de sus obras. Montmartre conserva además muchas de las casas que han sido utilizadas como talleres de arte y varias fachadas que han servido de inspiración.
El Moulin Rouge así como también otros burdeles se dan ubicación en sus calles, ahora exclusivamente con aires pintorescos.
De eterno espíritu festivo, este barrio consigue con la Plaza du Tertre el lugar indicado para que los más variados turistas paseen y sean retratados. Arte y animación parecen las claves de su éxito.

Montmartre es un barrio muy antiguo, que fue anexado a París en 1860. Se encuentran huellas de aquella época en las vides, molinos, callejas, fuentes y casas antiguas.
Desde el siglo XIX, es también el refugio de artistas. En sus calles se evoca a los impresionistas y el Bateau-Lavoir que vio nacer al Cubismo con Picasso. A destacar también la place du Tertre, el corazón del viejo Montmartre, donde todavía hoy en día se encuentra una colonia de pintores.
Es uno de los barrios más típicos de Paris, escenario de la vida de Amelie.

Place du Tertre
Dirección: Pl. du Tertre F - 75018 Paris
Placita que conserva por las mañanas un aire lugareño.
Comentarios:
Esta sencilla placita con casitas bajas, árboles y una ligera bruma conserva por las mañanas un aire lugareño; después, se convierte en el corazón de Montmartre, invadida por numerosos visitantes a los que los retratistas ofrecen sus retratos al carboncillo. El nº 21 es la sede de la Comuna libre de Montmartre.

Place du Tertre
Situada detrás de la Basílica de Montmartre, la Plaza es un lugar siempre concurrido, principalmente por los turistas, aunque también por los parisinos, atraídos por esta Plaza mágica y sus animadas terrazas y su gran ambiente.
Tanto la plaza como sus calles adyacentes están llenas de tiendas de recuerdos y restaurantes tradicionales para todos los bolsillos, todo enfocado para recibir y ofrecer al visitante todo lo que necesita.
Aparte de la singular composición de la plaza, con restaurantes y terrazas por todos lados, destaca la presencia masiva de pintores, artistas urbanos que acuden allí a pintar la plaza, hacer retratos a todo aquel que lo desee o vender sus pinturas en plena calle. Precisamente esta afluencia de artistas hace que a Montmartre se le llame a menudo el “Barrio de los Pintores”.

VIERNES, 14 de ABRIL:

Nos levantamos pronto, como a las 7:00, desayunamos y cogemos el metro en Notre-dame-de-lorette hasta Pigalle por la línea 12 verde dirección Porte de la Chapelle y después vamos hasta Charles de Gaulle, sería la línea 2 azul dirección Porte Dauphine.

En el mismo metro te hacen estas tarjetas tanto para viajes de metro, como para entradas a museos.

Before utilisation, write your name on the card and copy the coupon number on the card, also the pass expiration date.

A pass* for 1, 3 or 5 days, valid to visit 70 museums and monuments in Paris and the Ile de France regionFree and priority access for permanent collections in the museums and monuments.Save time: no need to queue.Unlimited number of visits during the chosen period.The museum and monument pass is on sale in the principal metro stations, in the Paris Convention and Visitors Bureau, in the FNAC.
Fares apply from January 1st 2004

euros

1 day 18,00
3 days 36,00
5 days 54,00

El Arco del Triunfo es, después de la Torre Eiffel, el monumento más representativo de la ciudad de París, y al igual que la Torre, impresiona bastante más al verlo en realidad que al verlo en una fotografía.
El Arco está situado en la Plaza de la Estrella, Place de l´étoile, punto de partida de varias avenidas importantes de París, entre ellas la más célebre de la ciudad y quizás también la más célebre del mundo, la avenida de los Campos Elíseos.La avenida es un lugar siempre concurrido y abarrotado de gente, y es el lugar favorito de los parisinos para comprar, ir al cine o tomar algo en una de sus terrazas, siempre completas de turistas. Aquí está el famoso Lido de París, un gran número de cines y un sinfín de galerías comerciales, restaurantes y hoteles.
En los Campos Elíseos todo está enfocado al visitante y el ocio, e incluso una visita a uno de sus concesionarios de coches es interesante, ya que todos los que se encuentran están siempre atestados de curiosos admirando los distintos prototipos o coches de época y de diseño que se exponen allí.

Las terrazas están siempre completas y es difícil encontrar sitio, y si se encuentra hay que tener cuidado con lo que se pide y mirar la carta antes, ya que por ejemplo el precio de una cerveza ronda o supera (dependiendo de la marca) los 6 €, con lo cual sobretodo si se va con niños es como para pensárselo dos veces antes de sentarse.
Por la noche, como no podía ser de otra forma, en los Campos Elíseos y alrededores es posible encontrar discotecas, y además los cines suelen abrir hasta tarde, por lo que también es un lugar animado cuando se pone el sol.

En la plaza de Charles-de-Gaulle, comúnmente conocida como " l'Etoile " (la estrella), se yergue el majestuoso e imponente Arco del Triunfo, edificado a la gloria de la armada napoleónica. Napoleón ordena su construcción por decreto el 18 de abril de 1806, aunque morirá antes de haber visto el monumento finalizado.Los honores son para el rey Luis Felipe que lo inauguró en 1836. Las cenizas de Napoleón fueron allí depositadas, cuatro años más tarde, antes de ser trasladadas a Los Inválidos. Asimismo, el Arco del Triunfo ha sido escenario de notables acontecimientos históricos. Así, Víctor Hugo, que se refirió a este edificio como “un trozo de piedra sobre un trozo de gloria” tuvo derecho a funerales nacionales en este monumento. Bajo la bóveda del Arco del Triunfo se encuentran, desde el 11 de noviembre de 1920, los restos mortales de un soldado desconocido y la llama eterna conmemorando a los caídos en las dos guerras mundiales. Antes de descender triunfalmente los Campos Elíseos, el General de Gaulle vino a inclinarse, al día siguiente de la Liberación, sobre esta tumba. Este monumento ha sido igualmente testigo de actos cómicos: desde el individuo, que un día, freía unos huevos encima de la llama sagrada, pasando por el aviador Charles Godeffroy volando bajo el Arco del Triunfo con un aeroplano en 1919. Desde la altura de sus 49,54 metros, ofrece a los visitantes una magnífica vista panorámica de París y sus alrededores. Un pequeño museo se esconde al interior de éste monumento.

Arc de Triomphe
Dirección: Pl. Charles-de-Gaulle F - 75008 Paris
Teléfono: 01 43 80 31 31
Uno de los lugares más prestigiosos de París.
Condiciones de apertura: Abre 10-22.30 (23, abr-sept). Cerrado: 1 ene, 1 y 8 mayo (mañana), 14 jul (mañana), 11 nov (mañana), 25 dic.
Tarifas: 7 €.
Comentarios:
En 1806 Napoleón I encargó a Jean-François Chalgrin (1739-1811) este arco de triunfo en homenaje a los ejércitos franceses. Cuatro años después, el edificio apenas sobresalía del suelo, de modo que Chalgrin tuvo que edificar en 1810 un andamio con un falso arco de tela pintada para celebrar la entrada en la capital de la nueva emperatriz María Luisa. La muerte del arquitecto en 1811, las derrotas militares y luego la Restauración frenaron el proyecto, que no se acabó hasta 1836, con Luis Felipe.El arco de Chalgrin, inspirado en la Antigüedad, es de dimensiones colosales: 50 m de alto por 45 m de ancho. Frente a la avenida de los Campos Elíseos, el arco se adorna con la magnífica composición de Rude: La Marcha de los voluntarios en 1792, conocida comúnmente como La Marsellesa. Esta obra maestra de Rude representa a la Nación conduciendo a sus ciudadanos para defender su independencia.Bajo el monumento, ante la Llama del recuerdo, descansa desde 1920 el Soldado Desconocido. La llama se reaviva cada día a los 18,30 h En las caras internas del arco se hallan inscritas otras batallas importantes con los nombres de 558 generales que participaron en ellas. Desde la terraza, la vista de las doce avenidas que desembocan en forma de estrella es magnífica.

Place Charles-de-Gaulle (place de l'Étoile)
Dirección: Pl. Charles-de-Gaulle - 75008 Paris
Doce avenidas en estrella.
Comentarios:
El Arco de Triunfo y la place Charles-de-Gaulle, que lo rodea, forman uno de los lugares más prestigiosos de París. Alrededor del arco irradian doce avenidas, por eso la plaza se denominó anteriormente place de l'Étoile (estrella). El arco conmemora las victorias de Napoleón.

Caminando por Av. des Champs-Élysées, podemos ver los Jardines de los Campos Elíseos. Podemos coger también el metro ya que la distancia es larga. Sería la línea 1 amarilla, parada Champs Élysées Clemenceau dirección Chateau de Vincennes.

Jardines de los Campos Elíseos
Dirección: Av. des Champs-Élysées F - 75008 Paris
A ambos lados de los Campos Elíseos, jardines sembrados de pabellones.
Comentarios:
Entre la Concorde y el Rond Point, la avenida está bordeada de jardines de estilo inglés y de hermosos caminos de castaños. Allí encontrará el Espace Cardin, el restaurante Ledoyen, el teatro Marigny (Garnier, 1853) y el del Rond-Point, y cuatro monumentos vinculados a las guerras mundiales: la estatua de Clémenceau, el monumento a Jean Moulin (esquina con la av. Marigny), la estatua de Sir Winston Churchill (esquina con el cours de la Reine) y, frente al Grand Palais, la del general de Gaulle.

Champs-Élysées
Dirección: Av. des Champs-Élysées F- 75008 Paris
Una prestigiosa avenida, perspectiva emblemática de París.
Comentarios:
Los Campos Elíseos se ha convertido en el lugar de reunión de los parisinos durante los grandes eventos que han marcado la historia de la nación. Esta inmensa avenida, que va desde la place de la Concorde hasta el Arc de Triomphe de l'Étoile, se abrió en el s. XVIII. Durante el Segundo Imperio se embelleció con fuentes e iluminación de gas y se convirtió en una avenida de moda, bordeada de palacetes particulares, mientras que los restaurantes, panoramas, teatros, salones de bailes (como el legendario bal Mabille) atraían a la gente elegante.La parte comprendida entre la place de la Concorde y el Rond-Point está rodeada por los jardines de los Campos Elíseos, de estilo inglés. Más allá del Rond-Point, la avenida, de un anchura imponente (71 m), sólo ha conservado del Segundo Imperio el palacete del nº 25, construido por la Païva, una aventurera polaca que se convirtió en marquesa portuguesa y luego en condesa prusiana. Es famosa su gran escalera de ónice. A ambos lados de la avenida se suceden salas de cine, compañías aéreas, salas de exposiciones de automóviles (Citroën, Renault), oficinas de turismo de países extranjeros o de provincias francesas, galerías comerciales (galeries des Champs, galerie du Claridge, galerie Point Show), grandes cafés (Le Fouquet's), restaurantes, grandes almacenes especializados (FNAC, Virgin) y marcas de prestigio (Guerlain)

Al fondo veremos el obelisco de Place de la Concorde.

Place de la Concorde
Dirección: Pl. de la Concorde F - 75008 Paris
La suprema elegancia de una plaza parisina.
Comentarios:
La place de la Concorde fue un encargo de los regidores de París para rendir homenaje a Luis XV. Para la remodelación de la plaza, de 84.000 m2, se convocó un concurso que ganó el arquitecto Jacques-Ange Gabriel. Las obras incluían la construcción de dos edificios con columnatas que flanqueaban la rue Royale y ocho pedestales para soportar estatuas.En enero de 1793 se erigió una guillotina en la plaza para cumplir la ejecución de Luis XVI. En mayo la "cuchilla nacional", instalada cerca de la reja de las Tullerías, cortó la cabeza de 1.343 víctimas. Una vez vuelta la calma, durante el reinado de Luis Felipe, el arquitecto Hittorff completó la decoración de la plaza y le dio la apariencia que actualmente conocemos: en el centro se colocó el obelisco y en los pedestales se instalaron ocho estatuas de ciudades de Francia: Cortot esculpió Brest y Rouen, Pradier ejecutó Lille y Estrasburgo, Petiot realizó Lyon y Marsella y Caillouette esculpió Burdeos y Nantes.Los dos palacios, sobrios y armoniosos a la vez, albergan, uno el Estado Mayor de la Marina, y el otro, el Automóvil Club de Francia y el Hôtel Crillon. El obelisco de Luxor, fue ofrecido (1829) por Mohamed Alí, virrey de Egipto. Este monumento de granito rosa cubierto de jeroglíficos mide 23 m y pesa más de 220 toneladas. Desde la explanada del obelisco hay una magnífica perspectiva de los Campos Elíseos. Los Caballos de Marly (Coustou) encuadran la perspectiva de los Campos Elíseos hacia el Arco de Triunfo y los Caballos alados de Coysevox la de las Tullerías hacia el Louvre.

Y si seguimos hacia delante, dejamos a la derecha el Sena y a la izquierda los Jardines des tuileries.

Un jardín ubicado en un lugar excepcional, entre el Louvre y la plaza de la Concorde
Al principio, en el terreno de este jardín se encontraba la arcilla que servía para hacer las tejas de las casas parisinas, de ahí su nombre 'les Tuileries' (de 'tuile' que en francés significa 'teja'). Fue creado en 1564 para Catherine de Médicis, al mismo tiempo que fue construido un palacio que ya no existe hoy en día. Representaba la aparición en la alta sociedad parisina de la costumbre del paseo público. En 1664, fue rediseñado por André le Nôtre, quien le añadió un amplio paseo central rodeado de parterres a la francesa. Además de las galerías de l'Orangerie y del Jeu de Paume que alberga actualmente, el jardín por sí sólo representa un gran interés por sus numerosas esculturas que van de la época de Luis XIV hasta nuestros días. Para los más pequeños, este jardín también ofrece parques de recreo, estanques donde se pueden alquilar barquitas, paseos con ponis e incluso una gran feria durante los meses de verano.

Jardin des Tuileries
Dirección: R. de Rivoli F - 75001 Paris
Un parque poblado de estatuas.
Comentarios:
En el s. XVI Catalina de Médicis construyó un parque de estilo italiano. En el s. XVII el jardinero Le Nôtre embelleció el parque, levantó las dos terrazas longitudinales y creó la magnífica perspectiva del pasillo central. Hay numerosas esculturas (de Maillol, en particular) repartidas entre los parterres, los tresbolillos y alrededor del estanque octagonal (Coysevox, Coustou, Van Clève).

Una vez pasados los jardines nos encontraremos con el museo Louvre.

Edificado por el rey Felipe Augusto a finales del siglo XII, el Louvre en sus orígenes es una fortaleza. En 1546, Francisco I transforma este castillo medieval en una lujosa residencia. Catherine de Médicis contribuye a la construcción del Palacio de las Tullerías que dejará inacabado. Tan pronto llega a París en 1594, Enrique IV decide unir el Louvre y las Tullerías para realizar un suntuoso palacio. Pero esta edad de oro termina con Luis XIV que escoge Versalles como centro único de poder. En 1793, este monumento se transforma en museo. Más tarde, la Comuna de París ofrece una perspectiva arquitectural sorprendente: una vista sin obstáculos del Arco del Carrousel hasta el Arco del Triunfo incendiando... ¡el Palacio de las Tullerías! En la actualidad dividido en 7 departamentos, el Museo del Louvre reúne obras –esculturas y pinturas- que van desde las grandes civilizaciones antiguas (Grecia, Egipto...) hasta la primera mitad del siglo XIX pasando por la Edad Media. Entre las obras más célebres, no podrá perderse bajo ningún pretexto “la Gioconda” de Leonardo da Vinci, “la Hilandera” de Vermeer, “la Libertad guiando al pueblo” de Delacroix y “la Balsa de la Medusa” de Géricault. Última fase de su evolución: el proyecto del “Gran Louvre” lanzado por François Mitterrand en 1981.
El objetivo era agrandar y modernizar el museo con la realización, entre otros, de un monumento que conjugase audacia y creatividad: la Gran Pirámide. El auditorio del Louvre se inauguró el mismo año que ésta última, 1989, y propone diferentes espectáculos todo el año. El carrusel del Louvre se extiende sobre 8000 metros cuadrados, prolongando las galerías del museo, abrió sus puertas desde 1993. Los talleres del Louvre, destinados más que todo a los niños.
Sin duda el Louvre es la joya de la corona de los museos parisinos, un lugar donde se pueden pasar días enteros descubriendo y admirando maravillosos lienzos, esculturas u objetos herencia de civilizaciones pasadas. Si la idea es simplemente "ver lo principal" por falta de tiempo, el visitante lo tendrá difícil para elegir qué es "lo principal", aunque desde luego imprescindibles deben ser sin duda la visita a La Gioconda o Mona Lisa, la contemplación de la Batalla de Samotracia y el Código de Hammurabi si se quere ver al menos una muestra de pintura, escultura y de elemento histórico de gran influencia para la historia de la humanidad.

4-Pirámide del Louvre
Dirección: Cour Napoleón F - 75001 Paris
Una pirámide de cristal y acero acoge a los visitantes.
Comentarios:
Esta pirámide, obra del arquitecto Ieoh Ming Pei, fue muy polémica. Sus rígidas formas geométricas contrastan con la exuberante decoración de las fachadas que dan a la cour Napoleon. Constituida por una lámina de cristal y tubos de acero y rodeada de fuentes, hoy se halla perfectamente integrada en el paisaje. Desde abajo, desde el Hall Napoleón, es desde donde mejor se aprecia la audacia de la técnica. Por la noche, las fachadas majestuosas del Louvre se reflejan en el agua ondulante de los estanques que la rodean.

14-Louvre medieval
Dirección: R. de Rivoli F - 75001 Paris
En el corazón del Louvre de Felipe Augusto.
Comentarios:
Se entra en el impresionante universo de la fortaleza que erigió Felipe Augusto a principios del s. XIII: el recorrido le hará descubrir el muro de contraescarpa, la cortina de 2,60 m de espesor, el basamento del cuerpo añadido en 1360 por Carlos V, el pilar del puente-levadizo y las bases de las dos torres gemelas del castillo, el foso de la torre del homenaje circular, también llamado grosse tour, y dos salas de exposiciones que presentan los objetos encontrados en el fondo del pozo de la torre del homenaje.

2-Museo del Louvre
Dirección: 1 pl. du Carrousel F - 75001 Paris
Teléfono: 01 40 20 51 51
Sin lugar a dudas el mayor museo del mundo!
Condiciones de apertura: Colecciones permanentes y exposiciones temporales (misma entrada, excepto exposición temporal del Hall Napoleón)
Tarifas: 8,50 € (6 € después de las 18 h); grat 1er do de mes, 14 jul, -18 años y vi a partir de las 18 para -26 años. Entrada válida todo el día, incluso si sale del museo; incluye acceso el mismo día a las colecciones del Museo Delacroix. Últimas entradas a las 17.15 (21.15 mi y vi, aunque he leido que sólo son los miércoles).
Comentarios:
Tres grandes zonas se reparten las colecciones de este fabuloso museo, quizás el más grande del mundo.Sully presenta los departamentos de antigüedades egipcias (sobre la base de las colecciones de Champollion), griegas y orientales, los objetos de arte (con el famoso tesoro medieval) y las pinturas francesas.Denon le permitirá descubrir las antigüedades griegas, etruscas y romanas (Venus de Milo, sarcófago de los Esposos), las esculturas italianas y nórdicas, las pinturas italianas (la Gioconda, a su alrededor hay siempre demasiada gente, aproveche para ver Boticelli, Fra Angélico, Veronés, Ticiano o Rafael), españolas (El Greco, Zurbarán, Murillo, Goya) y los grandes formatos de la pintura francesa (La Balsa de la Medusa de Géricault).Richelieu acoge las artes del Islam, las esculturas francesas, las antigüedades orientales, las pinturas francesas del s. XIV al XVII y las escuelas del Norte (Van Eyck, Holbein, Cranach, Brueghel el Viejo, Frans Hals...).Al "arte primario" (África, Oceanía, América, Asia) se le otorgó en el año 2000 un espacio de 4.400 m2 al cual se accede por la puerta de los Leones.Se ha preparado un circuito de un día para los visitantes que deseen ver las obras más importantes del museo. Si dispone de un poco más de tiempo, prepare un programa y visite los departamentos que más le interesen.

1-Cour Carrée del Louvre
Dirección: Pl. du Carrousel F - 75001 Paris
Sin ninguna duda la parte más prestigiosa del Antiguo Louvre.
Comentarios:
La fachada de Pierre Lescot, decorada por el escultor Jean Goujon (esculturas alegóricas, friso de niños, guirnaldas) es una maravilla por sus armoniosas proporciones, su equilibrio y su decoración. Por la noche una magnífica iluminación hace resaltar las cuatro alas, de aproximadamente 112 m de longitud. Desde la puerta Champollion (por el lado del Sena), magnífica perspectiva del pont des Arts y el Institut de France.

5-Colonnade du Louvre
Dirección: R. de l'Amiral-de-Coligny F - 75001 Paris
El oden clásico del Grand Siècle.
Comentarios:
Luis XVI deseaba que el palacio tuviera una fachada exterior (en el lado que daba a París) propia de su grandeza y en 1662 recurrió a los proyectos de Bernini y tres arquitectos italianos. El rey cambió de parecer y adoptó el proyecto de tres arquitectos franceses: Perrault, Le Vau y d'Orbay. Esta majestuosa fachada, frente a la iglesia de Saint-Germain-l'Auxerrois, se concluyó en 1811 y es un testimonio del orden clásico del Grand Siècle.

Se puede salir y entrar del museo, así que podemos salir para comer. Como es bastante grande, imagina que estaremos el resto de la tarde allí.

En la mesa

En Francia, "se sientan a la mesa" tres veces al día.

Primero para el desayuno, entre las 7h y las 9h aproximadamente, toman una bebida caliente (café, té o chocolate), con croissants y/o pan, mantequilla y mermelada.

Después para la comida, entre 12h y 14h: es la comida propiamente dicha, constituida generalmente por un entrante, un plato y /o por un postre. Y como colofón, un café.
Por último para cenar, sobre las 20h.

En el restaurante

En Francia, encontrará todo tipo de restaurantes, desde los más pequeños y entrañables hasta los restaurantes gastronómicos de renombre, pasando por los asadores, mesones, salones de té...

En los restaurantes el agua y el pan están incluidos en el precio indicado, como antaño, si bien hay que tener en cuenta que la costumbre es dejar propina.

Comer a cualquier hora

La mayor parte de los restaurantes sirven comidas de 12.00 a 15.00h y de 19.00 a 23.00h. Algunos les atenderán más tarde: los grandes asadores y los situados en los alrededores de las estaciones.

En las grandes ciudades, algunas tiendas de ultramarinos permanecen abiertas hasta la medianoche. Durante el día, podrá comer a cualquier hora en las sandwicherías, establecimientos de comida rápida o incluso en algunos asadores.

Para todos los gustos…

¡A pesar de poseer el espíritu guerrero mantenemos las costumbres!
Desayuno copioso y al mediodía un simple sándwich o almuerzo como única comida durante el día… cena a las 18.00h o comer más tarde…

Sean cuales sean sus costumbres, los profesionales franceses se esfuerzan por adaptarse a los distintos ritmos de sus huéspedes: horarios de comidas más flexibles, cocina adaptada a las necesidades de cada uno...
¡Todo el mundo podrá encontrar un plato a su medida!
En principio, los bistrot (bares y restaurantes) son un punto obligado de la vidriera parisina. En ellos tiene lugar el rito cotidiano de leer el diario y reunirse a conversar. Pero, principalmente, la atracción es contemplar las instantáneas que la calle tiene para ofrecer. No es casual que todos saquen mesas a la vereda. Es la posibilidad de degustar el paisaje con absoluta comodidad. Cambiando las sillas de los bares por las zapatillas cómodas y livianas, las caminatas descubren otras muestras de encanto urbanístico. París ofrece contrastes deliciosos. Por un lado, Les Champs-Élysées, la glamorosa avenida de veredas anchísimas por las que circulan gran cantidad de personas. Por otro, las tortuosas callecitas del barrio de Montmartré, zigzagueantes, empinadas y angostas. Entre una y otras, la diferencia es la de una vía triunfal, por la que el progreso avanza sin barreras, y un refugio de los bohemios de fines del siglo XIX, que se instalaron en Montmartré a confabular contra lo establecido y a favor del arte.

Para tomar algo, podemos seguir hacia delante por la Rue de Rivoli hasta dar con al Rue des Bordonnais, donde hay un café irlandés llamado Oscar Wilde que suele estar muy animado.
“Seguí recorriendo, decidida a dejarme llevar por el espíritu de la ciudad. Llegué entonces a un bar irlandés de la rue des Bordonnais llamado Oscar Wilde. Son varios los bares irlandeses que residen en tierra parisina ya que París fue originada por la tribu de los Parisii, pertenecientes a un pueblo de pescadores celtas, quienes en el siglo III a.C. se instalaron en la isla mayor del Sena.
Entusiasmada con el lugar y con la rara costumbre de un happy hour que se extiende desde las 4 de la tarde hasta las 12 de la noche, llamé a unos amigos que había conocido por esos días. Mientras esperaba, me dediqué a probar su deliciosa cerveza.
Oscar Wilde es un bar muy animado en donde la gente se reúne a escuchar música, no muy estridente, y tomar especialmente cerveza. Las hay para todos los paladares, desde cerveza negra, roja, rubia, hasta mezclas preparadas especialmente. Ese día estaba lleno, aún siendo un día de semana, ya que gran parte de su clientela la conforman los turistas.”
A la noche, si nos apetece salir (a parte de cenar) podemos ir a La locomotiva, en el 90, de Boulevard de Clichy, música Pop rock. Esta bastante cerca del Hotel, podemos ir incluso andando. Cerca, en el número 82 de la misma calle podemos ver el Mouline Rouge.

Creado en 1889, debe su éxito al famoso baile que creó la fama de las "pequeñas mujeres de París", el cancan francés. Su silueta exterior en forma de molino, las pinturas de Toulouse Lautrec y la película de Baz Luhrmann con Nicole Kidmann han ayudado en este último tiempo a agrandar el suceso. Cuando el lugar fue abierto, sus dueños Joseph Oller y Charles Zidler, llamaban su establecimiento " el primer palacio de mujeres", predijeron que este lugar se volvería el templo grandioso de la música y la danza. Hoy las estrellas internacionales como Elton John o Liza Minnelli han cantado allí. Diferentes formulas de comidas acompañan el espectáculo. Existe la posibilidad de alquilar algunas de las salas para eventos.

Moulin Rouge
82, Boulevard de Clichy 75018

SÁBADO, 15 de ABRIL:

También nos levantamos prontito (como a las 6:30) y cogemos el metro hasta Saint Lazare, sería la línea 12 verde dirección Mairie D’Issy y después cogemos la línea 9 ocre hasta Trocadéro dirección Pont de Sèvres, allí veremos el Palais de Chaillot.

Palais de Chaillot
Dirección: Pl. du Trocadéro F - 75016 Paris
Magnífica vista de París y de la Torre Eiffel.
Comentarios:
El palacio, situado en la colina de Chaillot, fue construido con motivo de la Exposición Universal de 1937. Los dos pabellones que se prolongan con sendas alas curvas sirven de cierre a los jardines y a la explanada, rodeada por estatuas. El palacio alberga el Teatro Nacional de Chaillot y los museos del Hombre, Naval y de los Monumentos Franceses. Desde la terraza, vista de las fuentes y de la Torre Eiffel. De noche, la vista es magnífica.

Jardins du Trocadéro
Dirección: Av. de New-York F - 75016 Paris
Los potentes chorros de agua son impresionantes.
Comentarios:
Al igual que el palacio, se construyeron para la exposición de 1937. A ambos lados del estanque central, las pendientes de la colina de Chaillot se cubren de árboles hasta llegar al Sena. El estanque está rodeado por una serie de esculturas de piedra y bronce dorado. Los potentes chorros de agua constituyen un espectáculo impresionante, sobre todo de noche.
Cruzamos el puente sobre el sena para acercarnos a la Torre Eiffel.

Ninguno de los que visitan la Torre Eiffel de Paris ignoran lo que se van a encontrar, ya que a buen seguro el 100 % de los millones de visitantes que Paris recibe cada año la han visto antes, bien en cualquier documental o película, bien en fotografía o postal, lo que no quita para que quien la ve por primera vez en persona quede realmente impresionado y maravillado por la inmensidad de la Torre Eiffel, inmensidad que va aumentando hasta que nos situamos bajo sus pies, y intentamos hacernos una idea de como es posible que el ser humano haya podido construir semejante maravilla.
Visitada cada año por más de 6 millones de visitantes, la Torre Eiffel es el símbolo de Paris, su imagen más internacional y un orgullo para la ciudad, algo impensable hace más de cien años, cuando la torre se estaba construyendo pese a la fuerte oposición de los intelectuales y los parisinos de la calle.

Historia de la Torre Eiffel
Las obras para su construcción comenzaron en 1887 para conmemorar la Exposición Universal que celebraba el centenario de la Revolución Francesa, tras 3 años de estudios por parte de Eiffel y sus ayudantes, 3 años de lucha contra la opinión pública que no querían un "armatoste" de hierro que no servía para nada y que costaría una millonada. Finalmente, un 31 de Marzo de 1789, se inauguraba la Torre Eiffel, que pese a lo que había costado su construcción, en términos económicos y de lucha contra la voluntad popular, tenía una fecha de caducidad, ya que estaba pensado que se desarmase la estructura metálica en 1900, cuando terminase la Exposición Universal, y así hubiese sido de no ser porque a la armada francesa se le ocurrió hacer unas pruebas con equipos de radio en lo alto de la torre, descubriéndole un uso a la Torre de Eiffel para el que no había sido construida.
En la actualidad son varias las antenas que coronan la Torre Eiffel, y no solo de radio, sino también de televisión, y de hecho la presencia de estas antenas han elevado su altura, de los 312,27 metros que medía en 1889 hasta los 324 metros que mide en la actualidad, y que constituyen el punto más alto de la ciudad de Paris.

Subir a la Torre Eiffel
Subir a la Torre Eiffel es algo obligado, algo que todo aquel que visita Paris debe hacer, ya que si no se sube es casi como si no se hubiese estado allí.
Para subir tenemos diferentes opciones, todas ellas previo pago por caja, por supuesto. Los más deportistas podrán utilizar las escaleras (1665 escalones ni más ni menos), y para los demás (la mayoría) existen ascensores que nos podrán dejar bien en el primer, o bien en el segundo piso, una opción muy poco recomendable para aquellos que padezcan de vértigo, especialmente si corre algo de viento. En las dos alturas donde se puede subir existen diferentes tiendas de recuerdos, además de dos restaurantes de lujo. Decir también que existe un tercer piso aún más arriba, con una vista aún mejor (lógicamente), pero que poca gente se atreve a ver, ya que es la parte alta de la Torre Eiffel y se perciben perfectamente los movimientos de esta a poco que hay un poco de brisa.

Torre Eiffel
Dirección: Champ-de-Mars F - 75006 Paris
Teléfono: 01 44 11 23 23
La vigía y el símbolo de París.
Condiciones de apertura: Abre mediados jun-ago, 9-24; ene-mediados jun, 9.30-23; sept-dic, 9.30-18.
Tarifas: En ascensor: 4 € (1er piso), 7,30 € (2o piso), 10,40 € (3er piso). Por las escaleras: (sólo 1er y 2o piso) 3,50 €.
Comentarios:
Es el emblema de París y, probablemente el monumento parisino más conocido en el mundo: unas colas interminables esperan frente a los ascensores. Y sin embargo...Sin embargo, cuando se comenzó a erigir bajo el cielo de París en 1889, numerosos artistas formularon vivas protestas contra Gustave Eiffel, el ingeniero que estaba desfigurando París: Maupassant, Charles Garnier, Gounod firmaron una petición en contra. Pero el éxito fue inmediato desde su inauguración. Al expirar la concesión e 1909, faltó poco para que fuera demolida, pero se salvó gracias a la importancia de su colosal antena en la radio-telegrafía francesa. Desde la torre se realizaron las primeras comunicaciones transoceánicas de telegrafía sin hilos, la radio y la televisión francesa la han utilizado como transmisor. La última planta sirve de base de una estación meteorológica y de navegación aérea. La estructura metálica de la torre pesa 7.000 toneladas. Su peso es inferior al de una columna de aire de igual base. La presión que ejerce sobre el suelo es de 4 kg por cm2, igual a la de un hombre sentado en una silla. Desde el 3er piso la vista puede alcanzar los 67 km si la atmósfera es muy clara. París y sus alrededores aparecen como un plano gigantesco (mesas panorámicas para localizar los principales monumentos de la capital). En el 1er piso un pequeño museo-audiovisual recuerda la historia de la torre. En la terraza del 3er piso se puede ver por una ventanilla el despacho de Eiffel.
En cuanto a la vista decir que es de las mejores de Paris junto con la de la Torre Montparnasse (que tiene como ventaja la ausencia de largas colas y el hecho de que se hace en un edificio convencional donde el viento no asusta y la lluvia no incomoda) y la del Arco del Triunfo, muchísimo más bajo que la Torre Eiffel pero con una vista impresionantemente bella.
Por la noche la Torre Eiffel de Paris permanece siempre iluminada, y cada media hora (o una hora dependiendo de la época del año) luce por espacio de 10 minutos una iluminación centelleante que constituye un verdadero espectáculo, siendo posible presenciarlo desde cualquier lugar de Paris y sus alrededores.

Champ-de-Mars
Dirección: Champ-de-Mars F - 75007 Paris
Desde la Escuela Militar hasta el Sena, un inmenso campo de exposiciones dominado por la Torre Eiffel.
Comentarios:
Cuando Gabriel construyó la Escuela militar, transformó en campo de maniobras o Champ-de-Mars los campos de cultivo que se extendían entre los nuevos edificios y el Sena. El Champ-de-Mars acogió numerosas fiestas nacionales durante la Revolución (fiesta de la Federación, del Ser supremo). En el s. XIX se celebraron aquí varias Exposiciones Universales. Los jardines actuales (1923), diseñados por J.-C. Formigé, se finalizaron en 1923. Las amplias explanadas de césped y los caminos sirven a veces de marco a grandes conciertos o manifestaciones populares, como el concierto dirigido por Seiji Ozawa en mayo de 2000, o el de Johnny Hallyday en junio de 2000, que reunió a cerca de 800.000 personas.En el fondo del Champ-de-Mars se ha instalado provisionalmente el Muro para la Paz, una estructura transparente ideada por Clara Halter e inspirada en el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén. Este muro, realizado por el arquitecto Jean-Michel Wilmotte, será trasladado en un próximo futuro a la sede de la Unesco, en place de Fontenoy.
Cogemos el tren RER la línea C dirección Massy-Palaiseau para ir a Hôtel des Invalides. Se puede también ir andando…vosotros vereis.

Hôtel des Invalides

Dirección: Pl. des Invalides F - 75007 Paris
Uno de los conjuntos monumentales más hermosos de la capital.
Condiciones de apertura: Abre mediados jun-mediados sept, 10-19; abr-mediados jun y 2a quincena sept, 10-18 (18.30 do y fest); oct-mar, 10-17 (17.30 do y fest). Cerrado: 1er lu de mes, 1 ene, 1 mayo, 1 nov y 25 dic.
Tarifas: 7 €.
Comentarios:
Este hermoso conjunto arquitectónico se construyó en 1671, según planos de Libéral Bruant, para acoger y curar a los heridos de guerra. Actualmente ocupan los edificios diversas administraciones militares y el Museo del Ejército. En el centro de la majestuosa fachada del edificio, una magnífica portada da acceso al patio de honor y a la iglesia de Saint-Louis. Al otro lado, la iglesia del Dôme, construida por Hardouin-Mansart, alberga la tumba de Napoleón.

Esplanade des Invalides
Dirección: Hôtel-des-Invalides F - 75007 Paris
Magnífica perspectiva de Los Inválidos.
Comentarios:
Diseñada y construida entre 1704 y 1720 por Robert de Cotte, ofrece una magnífica perspectiva de Los Inválidos. Se recomienda recorrerla a pie desde el puente Alexandre III. Sus seis parterres de césped, frecuentados por los aficionados al fútbol en cuanto empieza el buen tiempo, están bordeados por alamedas de tilos plateados.
Cerca de la Escuela Militar y el Campo de Marte, se ubica el centro iniciado por Luis XIV para atender a los veteranos de sus ejércitos, muchos de ellos dedicados a la mendicidad y faltos de recursos.El edificio final tiene grandiosidad y sencillez. Desde la explanada de los Inválidos se percibe la rectitud de sus líneas de fachada, que realzan el poder de la gran cúpula. También es notable la imagen que se observa desde la plaza Vauban.En el interior destaca el patio principal y la iglesia del Domo, con la notable cúpula. En este edificio se halla el Museo de la Armada y, sobre todo, la tumba donde reposan los restos de Napoleón, traídos desde la isla de Santa Elena 19 años después del fallecimiento.Muy cerca de este inmenso edificio se halla el Museo Rodín, donde se expone buena parte de su obra, incluyendo El Pensador.

Allí cogemos el metro, la línea 13 celeste dirección Chatillon-Montrouge y nos bajamos en Montparnasse Bienvenüe.

Tour Montparnasse
Dirección: 33 av. du Maine F - 75015 Paris
Teléfono: 01 45 38 52 26
Un hermoso panorama y el único lugar desde donde ¡no se puede ver la torre!
Comentarios:
Esta torre alargada de 209 m de altura, erigida en el corazón de Montparnasse, forma parte del paisaje de París. Por la noche, emerge por encima de los tejados de la ciudad como una nave iluminada. Se puede subir al mirador del piso 56, que ofrece (con buen tiempo) un extraordinario panorama de París y sus alrededores.
Si nos apetece, vemos la torre, porque no sé si realmente es muy interesante y si no, nos encaminamos hacia la Sorbonne o descansamos en uno de los numerosos cafés que hay en la zona de Montparnasse, por ejemplo, La Closerie des Lilas en el 171 del Boulevard de Montparnasse, o La Copule, en la misma calle. Cogemos la línea 4 morada dirección Porte de Clingnancourt hasta Odeón y allí cogemos la línea 10 ocre dirección Gare D’Austerlitz hasta la Sorbonne. Esta última es sólo una parada, podemos ir andando también. Vosotros mismos.

27-Sorbonne
Dirección: 47 r. des Écoles F - 75005 Paris
Una universidad de prestigio.
Comentarios:
Universidad de más de 7 siglos de antigüedad, debe su nombre al humanista Robert de Sorbon que la fundó en 1257. Los edificios actuales, que datan de 1885 a 1901, son una verdadera proeza de diseño: alberga 22 anfiteatros, una magnífica biblioteca, innumerables oficinas, kilómetros de galerías, todo ello decorado con cuadros históricos y alegóricos al gusto de la época. La Sorbona sigue siendo la más prestigiosa de las universidades francesas, por lo menos en el ámbito de las letras y las humanidades.
Antes de ir a Notre-Dame podemos pasar por el Barrio Latino y comer algo.
El Barrio Latino de Paris, situado a escasos metros de Notre Dame, cruzando el Sena, es uno de los lugares más animados sobre todo en la tarde-noche parisina. Lo forman una serie de pequeñas calles y callejuelas donde no hay más que bares y restaurantes de todos los lugares del mundo, y para todos los bolsillos, pudiendo tener en pocos metros distintos restaurantes griegos, italianos, chinos o japoneses, y pubs irlandeses junto a típicos pubs al más típico estilo fashion parisino.
Es un lugar donde es muy agradable pasear, y donde el no conocer la lengua francesa no suele ser un gran inconveniente, ya que está atestado de turistas que, caso de que en el restaurante en cuestión no nos entiendan, nos pueden siempre echar una mano (en los lugares turísticos como es lógico aunque no sepan español la carta sí suele estar en español, así que nos podemos comunicar con el camarero en un perfecto "francés por gestos", que todos dominamos).
Visita imprescindible que se puede hacer aprovechando una jornada con visita a Notre Dame, que podría estar así mismo precedida de un paseo por Bouburg (barrio donde se encuentra el moderno Centro de Arte Pompidou), muy cercano así mismo al espectacular Ayuntamiento de Paris (no hay más que seguir los carteles de "Hôtel de Ville" para encontrarlo) y a la explanada de Châtelet.
En el Barrio Latino de Paris podemos degustar las distintas especialidades gastronómicas de los cinco continentes a precios asequibles

4-Barrio Latino
Dirección: R. de la Harpe F - 75005 Paris
Un barrio estudiantil...
Comentarios:
En el s. III Lutecia era una pequeña ciudad de cerca de seis mil habitantes. Los galos ocupaban la Cité y los romanos la cima y algunas laderas de lo que sería después conocido como la Montaña de Santa Genoveva. En el s. XII, cansados de la tutela del obispado, maestros, clérigos y escolares cruzaron el Sena y vinieron a establecerse en la orilla izquierda. En 1215, nació la Universidad de París, la primera de Francia. Desde ese momento, innumerables colegios se abrirían en el barrio con el fin de responder a la afluencia de estudiantes provenientes de todo Europa; el de Robert de Sorbon, fundado en 1253 tuvo un importante destino, pero los de sainte-Barbe, des Escossois o de Navarre fueron también muy prestigiosos. Y, por supuesto, hasta 1793, la enseñanza se hacía en latín, principal idioma utilizado en el barrio.Después de la Revolución, la vocación universitaria del barrio se confirmó: la Sorbona, la facultad de derecho, la escuela Politécnica, el collège de France, los liceos Henri IV, Louis-le-Grand y saint-Louis, y la Escuela Normal superior se establecieron allí, y aunque algunas han cambiado de lugar desde entonces, las creaciones de Censier o de Jussieu han perpetuado la tradición.Callejuelas medievales, estudiantes, cines, innumerables restaurantes atraen día y noche a gran cantidad de gente, de la montagne Sainte-Geneviève al Boul'Mich, de la Mouffe al palacio de Luxemburgo.
Después nos movemos hacia Notre-Dame. (4.50€ para subir a la torres y ver las Gárgolas, es lo mejor y poder ver la campana de Quasimodo aunque eso si sólo para valientes que hay que subir 422 escalones y en escaleras de caracol, que mareo, la entrada a la Iglesia es gratis)

La Catedral de Notre-Dame es la iglesia más conocida de París sin duda alguna, siendo la obra por excelencia representativa del estilo gótico a nivel mundial.
Está ubicada la catedral parisina en la Isla de la Cité, donde ya existía una urbe en tiempos galos y romanos. La basílica existente en el lugar fue destruida por los normandos en el siglo IX, y tras sucesivas reconstrucciones, en el año 1163 se inició la obra gótica.La catedral quedó básicamente terminada e la primera mitad del siglo XIV, aunque luego sufrió diversas modificaciones, algunas negativas, entre los siglos XVII y XIX. Cuando Napoleón fue coronado allí, era tal el deterioro que buena parte del templo se ocultó con telas, tapices y banderas.
Su privilegiada situación, bordeada por el Sena y con jardines por delante y por detrás, hacen que la catedral pueda ser observada en su totalidad con total comodidad para el visitante, que podrá inmortalizar su visita con bellas fotografías desde cualquiera de los puentes que cruzan el río, desde su jardín delantero, con las dos torres principales presidiendo la imagen, desde un lateral, pudiendo destacar la expresividad de sus célebres gárgolas, o desde la parte de atrás, donde destacan las altas agujas que coronan su “tejado”.
La construcción de la catedral de Notre-Dame se llevó a cabo entre los siglos 12 y 14 (de 1163 a 1345 concretamente), y el proyecto es de Maurice de Sully.

El interior sin duda no es tan impresionante como el exterior para el inexperto en arte, pero resulta ciertamente impresionante entrar a la catedral y ponerse en el pasillo central de la iglesia cara al altar, observando toda su grandeza e inmensidad.
Existe un museo con un tesoro en su sacristía, al que se accede desde el interior de la iglesia. Con planta de 130 metros de largo por 48 de ancho, la iglesia no es de las más grandes, pero sí de las más armoniosas, especialmente su portada principal, con tres plantas superpuestas y sendas torres cuadrangulares.Uno de los elementos más característicos de esta fachada es la galería calada que une las torres. Otros elementos de interés son las portadas laterales, los rosetones y el coro. También es atractivo el conjunto exterior de los arbotantes rematado por la airosa flecha que se eleva unos 90 metros.

26-Catedral de Notre-Dame
Dirección: 6 pl. du Parvis Notre-Dame F - 75004 Paris
Teléfono: 01 42 34 56 10
La catedral de París: una obra maestra y todo un símbolo.
Comentarios:
Hacia el año 1163, el obispo Maurice de Sully emprendió la construcción de la catedral cuyas obras, dirigidas en el s. XII por Jean de Chelles y Pierre de Montreuil se terminaron hacia 1345. Es la última de las grandes iglesias con tribunas y la primera con arbotantes. Otra innovación fueron las gárgolas, que expulsan las aguas pluviales lejos de los cimientos.Notre Dame ha sido escenario de grandes acontecimientos religiosos y políticos. Con el paso de los tiempos el edificio comenzó a deteriorarse hasta que Viollet-le-Duc comenzó su restauración en el s. XIX y le devolvió todo su esplendor. La fachada es majestuosa y equilibrada. El tímpano de la portada de la Virgen sirvió de modelo a los imagineros de la Edad Media. Encima de las portadas se encuentra la galería de los Reyes; sus 28 estatuas representan a los reyes de Judá. En 1793 la Comuna, creyendo que eran los reyes de Francia, los derribó sobre el atrio. Fueron restaurados por Viollet-le-Duc.Las torres se alzan a 69 m sobre el nivel del suelo. Después de subir numerosos escalones se llega a lo alto de la torre sur: espléndida vista de la aguja, los arbotantes y las quimeras.En el interior, sus grandes dimensiones y la noble disposición de las líneas sobrecogen el espíritu. Los magníficos rosetones del crucero son excepcionalmente anchos y ligeros. El rosetón norte ha permanecido casi intacto desde el s. XIII. Podrá ver sus numerosas capillas, los monumentos funerarios de la girola, los bajorrelieves del presbiterio, restaurados por Viollet-le-Duc y... demasiada gente para poder apreciar bien la catedral.

Si estamos cansados no vamos. Pero si estamos con ganas a la noche, hay una zona en el sur de Paris, frecuentada por gente joven. Podemos ir al hotel, ponernos monos y coger el metro en Cadet, esta vez la línea 7 rosa dirección Villejuif-Louis Aragon hasta Place D’Italie.

Si se nos hace tarde a la vuelta (habría que mirar horarios, pero creo que el último metro es a las 23:30 más o menos y el primero a las 5:30), podemos coger un noctambus. Se coge en la misma Place d’Italie, sería el “R” verde clarito que viene de Chevilly-Larue Rungis Marché internacional hacia Châtelet, no sé si es la línea o la carretera N-7. Desde Châtelet salen todos los autobuses, tenemos que coger la línea lila “B” hacia Gare d’Argenteuil y bajarnos en Opera. (Advierto, el hotel no está al lado, tampoco muy lejos, pero no al lado).

ENTRADA LA NOCHE
A la noche siguiente decidí permanecer en el hotel hasta entrada la noche y salir luego a recorrer. Así fue como llegué a conocer la Butte aux Cailles. Un espacio alejado del itinerario turístico habitual, frecuentado por la juventud local.
Repleto de bares iluminados, la Butte aux Cailles es un espacio relajado de veredas angostas, que recibe el mayor número de gente a últimas horas de la noche. Allí pude escuchar, desde afuera, los sonidos que me llegaban de dos locales. En uno de ellos un grupo de música disco en medio de una pista repleta de gente; en otro, un trío pseudo pop en un ambiente cálido con pocas mesas.
Apenas llegaron mis amigos nos fuimos por la Place du Pantheón, siguiendo por el Boulevard St-Michel hasta dar con un café que seguía aún abierto. Unas copas de ron, y de vuelta al hotel. La noche terminaba.”

DOMINGO, 16 de ABRIL:

Nos levantamos todo lo pronto que podamos, hoy toca mercadillo. Chicos, lo sentimos pero el mercado de las pulgas es una cita que no podemos rechazar. Desayunamos y tomamos la línea 12 verde dirección Porte de Chapelle y en Marcadet Poissonniers cogemos la línea 4 morada hasta Porte de Clignancourt.

Agrupados a las puertas de París, los rastros parisinos tienen un enorme éxito. Y con razón, ya que en ellos se encuentran actualmente todas las marcas a menor precio y muchos artículos de ocasión pero siempre… ¡muy de moda!
Abiertos los sábados, domingos y lunes de 7,30h a 19h.

Saint-Ouen
Conocido en el mundo entero, es el más grande y más viejo de los mercados parisinos. Instalado en el siglo XIX, se entremezclan más de 2 000 tiendas en un recorrido de 15 Km ¡A caminar! Para descubrir los diferentes mercados: moda, antigüedades, chamarileo,…
Puces de Paris Saint-Ouen
Rastro de Saint-Ouen El rastro de Saint-Ouen, un mercado de antigüedades y de objetos de primera y segunda mano que se instala sobre una extensa superficie desde las primeras horas del sábado hasta el atardecer del lunes, es siempre un hervidero de gente aficionada a la busca y captura de objetos y antiguallas, de turistas y curiosos de todo tipo que van para ver si encuentran los objetos más insólitos...
Metro Porte de Clignancourt (línea 4) - Autobús 85/56 y PC
Dirección
1 rue Charles Garnier
93400 SAINT-OUEN

Según salimos del metro, tenemos que continuar hacia arriba por la Av. Michelet y a la izquierda hacia Rue des Rossiers. Supongo que estaremos toda la mañana y que nos quedaremos a comer por allí.

Allí también hay un Euskal etxea. La dirección es:
La maison Basque de Paris
Avenue Gabriel Péri 93400 Saint Ouen

A la tarde iría de nuevo al barrio de Montmartre, pero esta vez para ver el Sacre Coeur. Tomamos de nuevo el metro dirección Porte d’Orleans hasta Marcadet Poissonniers y allí cogemos la línea 12 verde dirección Mairie d’Issy hasta Abbesses.

MONTMARTRE Y EL SAGRADO CORAZÓN - LE SACRE COEUR
En lo alto de la Colina de Montmartre, coronando la ciudad de París, se encuentra la Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre, blanca y resplandeciente, que parece vigilar y controlarlo todo.
Si bien es Notre-Dame la iglesia (Catedral en este caso), que ostenta (con merecimiento) el título oficioso de monumento religioso más importante de París, para el visitante puede ser una sorpresa descubrir la belleza del Sagrado Corazón, Sacre Coeur para los franceses, y de todo su entorno.
La Basílica del Sagrado Corazón
La Basílica está en pleno alto de la colina, desde donde la vista es realmente espectacular.
Sus orígenes datan de 1870; en aquel año Francia, en guerra con Alemania, no vivía su mejor momento, ya que parte de su territorio se hallaba ocupado por el enemigo y además las relaciones con el Vaticano no pasaban por su mejor momento.
Entonces se empiezan a achacar las desgracias del país más a un castigo de Dios que a una errónea política exterior, lo que se tradujo en la idea generalizada de que era necesario construir un templo para redimirse ante Dios y suplicar el perdón por las faltas cometidas.
De este modo, en 1872 el Cardenal Guibert aprueba la construcción de una iglesia, y elige Montmartre como lugar más apropiado para ellos. En 1873 la Asamblea Nacional aprueba el proyecto, y con ello se da luz verde de forma definitiva a la construcción de la iglesia. En 1919, la iglesia se consagra como Basílica, lo que la convierte en lugar de peregrinaje, un santuario que atrae cada año a miles de peregrinos de toda Francia y el mundo entero.
Cabe destacar que la construcción se realizó con dinero obtenido con colectas en toda Francia, estando los nombres de los donantes, muchos de ellos modestos, inscritos en la piedra de la Basílica.

1-Butte Montmartre
Dirección: Pl. du Parvis-du-Sacré-Cœur F - 75018 Paris
Una colina mítica con múltiples caras.
Comentarios:
El "monte de los Mártires" donde, según la tradición, San Denis habría sufrido martirio, es un lugar asombroso que ha sabido conservar actualmente un aspecto provinciano, a pesar de la gran afluencia de turistas. Lugar donde se inició la Comuna de París, su leyenda se originó verdaderamente cuando lo invadieron los artistas y los hombres de letras, atraídos por sus cafetines y sus cabarets. El gran período se sitúa entre 1870 y 1914. El Caf'conc', círculos poéticos (como el de los Hydropathes), canciones de Aristide Bruant, dibujos de Caran d'Ache, el cabaret del Moulin Rouge donde actuaban Yvette Guilbert, Valentin le Désossé o Jane Avril bajo la mirada extraña de un pequeño hombrecito divertido con bombín negro, talleres donde Picasso, Braque y tantos otros creaban el cubismo, tabernas donde Maurice Utrillo combatía sus males, todo ello ha contribuido a crear la leyenda de Montmartre, cuidadosamente mantenida desde entonces. Actualmente es invadida por numerosos visitantes atraídos por sus cafés al aire libre, restaurantes, galerías de arte y retratistas, que ofrecen sus obras, un dibujo al carboncillo o en papel recortado. A pesar de todo, sus callejuelas entrecortadas por escaleras, sus casitas bajas, y sus inesperados patios confieren a la Butte un cierto aire lugareño; y aunque la basílica que la corona, con sus cúpulas de color blanco lechoso, no añade nada nuevo a la arquitectura, no podemos negarlo: la vista de la capital es incomparable.

A principios del siglo XIX, la Butte Montmartre es una colina recubierta de viñedos, de encantadoras chozas y una cuarentena de molinos de viento. Montmartre sigue siendo durante largo tiempo un pequeño pueblecito con encanto típico. Por otro lado, sus habitantes han jugado un rol importante en la Comuna de París en 1871. Pintores y escultores hacen de él su tierra de predilección desde finales del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial debido a la luminosidad particular que allí reinaba. Renoir pintó el famoso “Bal du Moulin de la Galette” y Picasso “les Demoiselles d'Avignon”. Sin olvidar Toulouse-Lautrec que inmortaliza las bailarinas del Moulin Rouge. En lo alto de la colina se yergue el Sagrado Corazón, una basílica construida a partir de 1875 para expiar los crímenes de la Comuna de París. Esta última ofrece una excelente vista panorámica de París y de sus alrededores. No lejos de allí, se encuentra la famosa Plaza del Tertre con sus pintores y sus restaurantes. En las inmediaciones, el Museo de Montmartre permite descubrir el rostro de antaño del barrio. El Espacio Montmartre Dalí figura también entre los museos imprescindibles de la capital. Por otro lado, Montmartre está asociado a la primera exposición parisina de pintura en 1929. En 1956, Dalí realiza, en la Plaza del Tertre, su célebre Don Quijote con un cuerno de rinoceronte a modo de pincel.

Al inicio de la guerra franco-prusiana en 1870, un juramento católico decide la construcción de una iglesia consagrada al corazón de Cristo. Tras mucho trabajo y tiempo, las obras de construcción del Sagrado Corazón terminaron en 1914. Desde la cúpula y tras haber subido 237 peldaños por una escalera angosta, se ofrece una vista espectacular de toda la región.

2-Basilique du Sacré-Cœur
Dirección: Parvis Sacré-Cœur F - 75018 Paris
Teléfono: 01 42 51 17 02
Un excepcional panorama de la capital.
Comentarios:
En 1870, tras el desastre de la guerra franco-prusiana, los católicos prometieron erigir en la colina una iglesia consagrada al Sagrado Corazón. Abadie se inspiró de la catedral Saint-Front de Périgueux para diseñar los planos románico-bizantinos de la basílica. Comenzada en 1876, no se concluyó hasta 1914, gracias a una suscripción nacional. La subida a la cúpula ofrece desde lo alto una vista del interior de la iglesia. Desde la galería exterior el panorama que se extiende sobre un radio de 30 km es excepcional.

Podemos subir por las escalinatas o por el funicular. Dirección:
Le Funiculaire de Montmartre
Place Suzanne Valadon
75018

En Abbesses cogemos de nuevo el metro, la línea 12 verde dirección Mairie d’Issy hasta Saint Lazare. Y allí cogemos la línea 3 marrón dirección Gallieni hasta Opera.

Allí tenemos varias cosas para ver. Haremos lo que nos de tiempo y nos de la gana.
La Opera de Paris (la antigua, ya que existe una nueva en la histórica Plaza de la Bastilla) es uno de los edificios más bellos y representativos de París, resultando impresionante su vista desde la isleta central de la Plaza de la Opera, siempre llena de turistas y aficionados (también profesionales) a la fotografía, donde se encuentran los accesos al metro. La Opera se sitúa como elemento central en la Plaza de la Opera, a la que da nombre, y se encuentra muy cercana al Museo del Louvre, que está a tan solo 10 minutos de paseo por la Avenida de la Opera, una de las pocas de Paris que no tiene ningún árbol plantado por expreso deseo de Napoleón III, quien temía ser disparado desde las ventanas de los edificios laterales, ocultas por las ramas y hojas.
El edificio de la Opera fue construido por el arquitecto Charles Garnier entre 1861 y 1874 por orden de Napoleón III, quien por ironías del destino no llegaría a ver la inauguración del teatro-ópera en 1876, con la ópera Jeanne D´Arc, de Mermet, aunque las iniciales N-E (Napoleón - Eugène, su mujer) presiden la fachada principal.

Más que un lugar para disfrutar de la ópera, el edificio era un lugar de prestigio, un círculo elitista donde burguesía y aristocracia acudían a lucirse, y es que aún hoy en día la Opera de Paris sigue impresionando por su monumentalidad, su espléndida escalera de entrada y su suntuosa decoración sobrecargada de dorados y candelabros.
Hoy en día, el Palacio de la Opera de Garnier alberga sobretodo espectáculos de ballet, y solo en ocasiones especiales se representa allí alguna ópera clásica, ya que normalmente estas representaciones se efectúan en la nueva ópera, en Bastille, más práctica pero mucho menos espectacular. Para hacerse una idea de su monumentalidad, baste decir que su superficie es de 11.237 metros cuadrados.
La cúpula interior fue pintada por Marc-Chagall.

30-Ópera de Garnier
Dirección: 8 r. Scribe F - 75001 Paris
Teléfono:01 40 01 22 63
Un magnífico logro arquitectónico del Segundo Imperio.
Condiciones de apertura: Abre 10-16.30 (excepto espectáculo matinal o evento extraordinario). Vis guiada (1h30) de los "foyers" públicos y del museo a las 12 (persónese en el vestíbulo 15 min antes). Cerrado: 1 ene y 1 mayo.
Tarifas: 6 €, -10 años grat; vis guiada 10 €, -10 años 5 €.
Comentarios:
Diseñada en 1860 por Charles Garnier, su fachada fastuosa y recientemente renovada ofrece a la vista numerosas esculturas. El interior, donde Garnier ha jugado con mármoles de variados colores, es incomparable. La Gran Escalinata y el Grand Foyer son mágicos. En la sala principal, techo pintado por Marc Chagall en 1964. Este mítico lugar en el que actuaron importantes figuras (Serge Lifar, Maria Callas, Patrice Chéreau), se consagra actualmente al ballet.

Église de la Madeleine
Dirección: Pl. de la Madeleine F - 75008 Paris
Teléfono: 01 44 51 69 00
¡Una iglesia que por poco se convierte en banco!
Comentarios:
La iglesia de Sainte-Marie-Madeleine parece más un templo griego que un lugar de culto cristiano. Se comenzó en 1764, pero fue consagrada hasta 1842, después de escapar a los destinos más diversos: banco, bolsa, biblioteca...Está rodeada por una majestuosa columnata corintia que soporta un friso esculpido. Aquí se celebraron en 1849 los funerales de Chopin. Desde la escalinata, bonita vista de la perspectiva de la rue Royale, y como telón de fondo, la place de la Concorde y el Palais-Bourbon.
La construcción comenzó allá por 1764 por Contant d´Ivry, siendo luego reconstruida con planos de Guillaume Couture (1777), aunque a causa de la Revolución Francesa las obras se interrumpieron de 1790 a 1805 y en 1806 La Madeleine se transformó en Templo homenaje a la Gran Armada, función que tuvo hasta que se acabó de construir el Arco del Triunfo, que la relevó en esa función.En 1842 volvió a ser iglesia católica, función que continúa representando en la actualidad.
La Madeleine se sale de todos los tópicos de iglesia occidental, ya que cuando alguien pasea y la encuentra por azar, no descubre que es una iglesia hasta que no accede a su interior, debido a su arquitectura griega.
El interior de La Madeleine de Paris no es tan interesante como el exterior, pero merece la pena como mínimo subir sus escaleras para contemplar desde allí la Rue Royal, con Concorde y el Obelisco al fondo, teniendo ante nosotros una de las imágenes más bellas que automáticamente retendremos para siempre en nuestra memoria.

4-Place Vendôme
Dirección: Pl. Vendôme F - 75001 Paris
Magnífico ejemplo de la majestuosidad de la arquitectura francesa del s. XVII.
Comentarios:
Obra de Hardouin-Mansart, este hermoso conjunto arquitectónico fue diseñado para servir de marco a una estatua de Luis XIV. Destruida durante la Revolución, la estatua cedió su lugar a una columna de 44 m que imita la columna Trajano de Roma, coronada por una estatua de Napoleón I. En esta prestigiosa plaza se encuentran el hotel Ritz, el Ministerio de Justicia, la casa donde murió Chopin, la residencia donde Mesmer hizo sus experimentos sobre magnetismo animal, y numerosos joyeros famosos: Van Cleefs y Arpels, Boucheron, Mauboussin...

Esta plaza fue construida a finales del siglo XVII por Jules Hardouin Mansart, para acoger una estatua de Luis XIV que fue derribada durante la Revolución Francesa. Más tarde, Napoleón mandó construir allí un monumento en memoria de los soldados de Austerlitz, tomando como modelo la columna trajana de Roma.Realizada con el bronce de 1250 cañones, tomada durante la batalla por los franceses, los rusos y los austriacos, la columna esta cubierta de bajorrelieves magníficos. En la cúspide se encuentra una copia de la primera estatua de Napoleón, representado en emperador romano, teniendo una victoria en su mano (la primera estatua fue tirada abajo de la columna después de la revuelta de la comuna de París en 1871). La columna y la plaza deben su nombre al primer hotel que fue construido en este lugar.A finales del siglo XIX, la place Vendôme se dotó de elegantes farolas de Hittorf, y hoy en día, bajo sus arcadas, se encuentran elegantes boutiques de diseñadores, peleteros y grandes joyeros que le dan al barrio todo su esplendor.

Se terminó el recorrido. A cascarla al hotel. En el caso de que nos apetezca salir a tomar algo, por favor, que sea cerquita. Y cenar pues…donde sea.

LUNES, 17 de ABRIL:

Si nos levantamos prontito dejando las maletas hechas y el check-out, nos dará tiempo de hacer unas compras antes de ir al aeropuerto, espero que sea posible porque creo que el lunes de pascua es fiesta en gabatxilandia, no estoy segura del todo. Como el avión sale a las 17:35, con que cojamos el metro a las 14:35 o 15:00 es suficiente. Había pensado en ir a las Galeries Lafayette Haussmann, dirección:
40, Boulevard Haussmann 75009 Paris

Para ello tenemos que coger la línea 12 verde del metro dirección Mairie d’Issy hasta Haussmann-Saint Lazare.

Una vez en el Boulevard Haussmann, podemos elegir, además de otras opciones, entre los dos grandes almacenes de Paris, las célebres Galeries Lafayette o el no menos conocido Printemps, dos grandes edificios donde podemos encontrar grandes espacios de joyería, calzado, y como no, la mejor ropa y las últimas tendencias de las grandes firmas del prêt-à-porter.

Los despliegues de alta moda y la gran arquitectura de las Galerías Lafayette de París, que son definitivamente "del viejo mundo", son tal vez la mayor atracción para los visitantes de esta famosa tienda; pero París también es para los amantes de la buena cocina, y el hall de comidas Lafayette Gourmet no decepciona. Este espacio tiene todo y mucho más para el gourmand consagrado: una panadería con una muestra deslumbrante de panes y pasteles especiales, que refleja la continua devoción francesa por 'amasar' en todas las formas; un mostrador inigualable de quesos en el que se venden variedades de primera categoría tanto francesas como extranjeras; otros mostradores de carne y pescado de la misma alta calidad; un delicatessen que ofrece la mejor especialidad en productos alimenticios; todo tipo de frutas y verduras de diferentes partes del mundo y "Les Comptoirs Gourmands", en donde encontramos estantes que exhiben los chocolates más finos y todos los productos de comida de lujo que el dinero pueda comprar. Y para terminar por lo alto, Lafayette Gourmet ostenta también una vinoteca como ninguna otra: 1.800 de los más exquisitos vinos del mundo, clasificados y presentados con tal esmero y atención que satisfacen hasta al conocedor de vinos más exigente.

Galeries Lafayette
Dirección: 40 bd Haussmann F - 75009 Paris
Pequeña mercería que se convirtió en unos grandes almacenes.
Comentarios:
Una mercería abierta por Alphonse Kahn en 1895es el origen de esta cadena de grandes almacenes. Su cúpula y sus balaustradas, diseñadas por Ferdinand Chanut en 1910, marcaron un momento importante en la arquitectura comercial. Si va a hacer algunas compras, no deje de visitar el restaurante panorámico en la terraza del 8o piso.

Volvemos al hotel a por las maletas y…a otra cosa, mariposa!!!





Anuncios